Acamante

El caballo una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya

Un ejemplo conocido es el caballo de Troya.El Caballo de Troya hace referencia al artefacto de grandes dimensiones, fabricado con madera, y que fue utilizado por los guerreros griegos en la famosa Guerra de Troya como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos, quienes atacaron por sorpresa al caer la noche, acabando con los defensores de la ciudad de Troya y, por ende, provocaron la caída de su imperio. Por lo general, el caballo de Troya es considerado una creación mítica, pero también se ha debatido si realmente pudiera haber existido y fuera una máquina de guerra transfigurada por la fantasía de los cronistas.Las fuentes clásicas dan numerosas versiones acerca del número e identidad de los guerreros que se escondieron dentro del caballo. La recopilación de los integrantes nombrados por los diversos autores abarca los siguientes guerreros: Odiseo, Acamante, Agapenor, Anfidamante, Anfímaco, Anticiclo, Antífates, Antímaco, Áyax el Menor, Calcante, Cianipo, Demofonte, Diomedes, Equión, Epeo, Esténelo, Eumelo Euríalo, Euridamente, Eurímaco , Filoctetes, Leonteo, Macaón, Podalirio, Talpio, Teucro, Tersandro etc..A lo largo de la historia, muchas han sido las culturas y las civilizaciones que han intentado representar, de un modo u otro, al Caballo de Troya. Además, este caballo y su papel en la historia de la Guerra de Troya ha servido como plectro para obras posteriores, destacando la saga firmada por Juan José Benítez.

El caballo una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya

Un ejemplo conocido es el caballo de Troya.El Caballo de Troya hace referencia al artefacto de grandes dimensiones, fabricado con madera, y que fue utilizado por los guerreros griegos en la famosa Guerra de Troya como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos, quienes atacaron por sorpresa al caer la noche, acabando con los defensores de la ciudad de Troya y, por ende, provocaron la caída de su imperio. Por lo general, el caballo de Troya es considerado una creación mítica, pero también se ha debatido si realmente pudiera haber existido y fuera una máquina de guerra transfigurada por la fantasía de los cronistas.