banderillero

Felipe Proenza: "Recuerdo el brillo en los ojos de mi madre entrelazado con la mirada del toro bravo"

Lo que más me enriquece y al mismo tiempo me enorgullece es que pude afrontar la tarde con una condición seria, manteniendo la línea que me caracteriza, saliendo de la plaza con una confrontación interna de felicidad por lo logrado y de tristeza por la muerte de mi madre.Foto: E.PorcunaP: Sus inicios en el mundo del toro fueron como novillero dando un salto años más tarde a la         profesión de banderillero, convirtiéndose en torero de plata, ¿cómo ha sido el acompañamiento y el apoyo de su progenitora a lo largo de toda su carrera?R: Mis inicios en el mundo del toro fueron como novillero, y al ser lisboeta comencé en la escuela taurina de allí, donde participé en un concurso de en Portugal y entre 60 aspirantes tuve la suerte de ganarlo, a consecuencia de esto los maestros y expertos me invitaron  a continuar mi carrera en la escuela de Sevilla para formarme como torero y adquirir otros conocimientos como saber lo que realmente significa ser torero, el respeto y el saber estar, sin embargo no tuve el valor, ni la disciplina para llegar a ser matador de toros.

El banderillero Ángel Otero deja la profesión priorizando en su familia

Me ha sorprendido sua grandeza y su forma de darme sitio”.  Ahora y a través de una carta el destacado torero de plata ‘poner fín a una etapa‘ agradeciendo  todo lo vivido en la profesión ‘al aficionado‘, que le ha otorgado ‘el verdadero reconocimiento a lo largo de todos los años de carrera‘, y ‘a todos los matadores que han confiado’ en él. Así el contenido de dicha carta Otero lo ha hecho públicó:"Con todo el dolor de mi corazón, quiero comunicar que en la profesión que he amado, amo y amaré, ya no puedo continuar porque, al igual que otros muchos compañeros, que siguen luchando y resistiendo ante los difíciles momentos que vivimos, debo priorizar a mi familia, pues es a la que me debo y la que ha estado siempre a mi lado.Quisiera agradecer al aficionado el lugar, respeto y cariño con el que me ha tratado, siendo el verdadero reconocimiento que he sentido a lo largo de todos mis años de carrera, gracias a todos, y, especialmente, al público de Madrid, quienes me han hecho ser exigente conmigo mismo, valorando y celebrando, además, la que fuera una buena tarde.Agradecer, por supuesto, a todos los matadores que han confiado en mí, especialmente a los que han marcado mi trayectoria abriendo caminos a los que, desde niño, soñé alcanzar.