¿Por qué los bebés van a natación?

¿Por qué los bebés van a natación?

|


La natación es una actividad que resulta beneficiosa a cualquier edad, sentirte seguro en un medio acuático proporciona una amplia cantidad de experiencias a lo largo de la vida. Estas, te harán no tener miedo, sentirte bien contigo mismo y adaptado. Gracias a la flotabilidad, se pueden realizar muchos ejercicios, a diferentes edades e incluso mejorar poco a poco algunas lesiones. El ámbito es tan versátil que vale la pena tenerlo controlado desde pequeño.


En los bebés, se utiliza mucho para crear un vínculo paterno y materno filial, esto pasa al notar quien le está proporcionando seguridad en algo tan nuevo para él. Es recomendable que ambos progenitores participen en las actividades, así proporcionar estabilidad y conseguir que esté más relajado. Los lanzamientos, desplazamientos o giros son estupendos, despiertan los reflejos innatos, aprenden a escuchar y observar con más detenimiento.


La actividad suele durar unos 45 minutos como máximo. Además de multiplicar las cualidades motoras del niño, con las inmersiones, aumenta su capacidad pulmonar y se acelera el desarrollo psicomotor y de la personalidad. Solo tiene cosas positivas, aprender a comunicarse mejor con los padres, a la vez que a reaccionar solos frente a dificultades. Lo único a tener en cuenta son, problemas de otitis, piel atópica o similar, que se deberá consultar con un pediatra.


No olvidemos que el agua, da vida.