El Soldado de Dios regresa por el título Grand Prix de Bellator

El Soldado de Dios regresa por el título Grand Prix de Bellator

Tras concluir su contrato con la UFC, el peleador cubano de artes marciales mixtas, Yoel Romero, quiere seguir haciendo historia, ahora con nuevos retos con la empresa Bellator.
|

Bellator Podcast~2

Foto: fightnightpicks.com


Como muchos esperaban, Yoel Romero ya tiene fecha para su regreso al octágono. Después de su salida en diciembre de la UFC y la firma de un nuevo contrato con Bellator, la segunda industria más importante de las Artes Marciales Mixtas en los Estados Unidos, el pinareño se verá la cara con otras antiguas estrellas del UFC en el Gran Prix Mundial a efectuarse en abril.


El “Soldado de Dios” ahora competirá en una especie de torneo ―distintivo de los eventos organizados por Bellator― junto a otros siete peleadores en la categoría de peso Semipesado, y de los cuales saldrá un campeón. 


IMG 20210210 025317

Pareo de la competencia. Foto: @BellatorMMA /Twitter.


El pinareño (13-5) enfrentará a Anthony “Rumble” Johnson (22-6), un rival que sonó muchísimo en la UFC, y que también hará su debut el día 16 de abril con Bellator. “Me siento muy emocionado cuando veo las caras de todos estos buenos peleadores y algunos ex-campeones de la UFC. Creo que va a ser muy difícil y a la vez muy bueno para mí porque me quiero probar”, dijo el cubano en el anuncio del evento.


Y es cierto. Los demás luchadores tienen tanto o más historial en la disciplina que el propio Romero, por lo cual desde ya se anuncia como un torneo atractivo, aunque para muchas de estas figuras hayan pasado sus mejores tiempos.

Destacan nombres como el ex-campeón semipesado de la UFC, Lyoto Machida (26-10); el actual titular de la división en Bellator, Vadim Nemkov (12-2), así como los ex-campeones Ryan Bader (27-6) y Phyl Davis (22-5). Se agrega al listado Corey Anderson (14-5), también con un pasado notable en la UFC y, por último Dovletszhan Yagshimuradov (18-5-1), quien recientemente firmó con la empresa.


De acuerdo con el formato de la competencia, solo seguirán en el torneo los vencedores de sus respectivos combates. Razón por la cual Romero no la tendrá nada fácil si tenemos en cuenta que no peleará en su división natural y que por el físico de los rivales, un golpe es más que suficiente para terminar el combate en cuestión de segundos. Dicho esto, el cubano deberá acudir más a su maestría en lucha y menos a los intercambios del boxeo, todo lo contrario a lo que últimamente estuvo haciendo. 


Sin embargo, por cómo se vio de imponente en su última pelea por el título Mediano de la UFC ante Israel Adesanya, Romero tiene todavía "bomba" para seguir haciendo historia. Quizás el título que tanto se le negó en el pasado, al fin llegue para coronar el ocaso de una extraordinaria carrera.