La verdad sobre la Vitamina C

La verdad sobre la Vitamina C

|


Últimamente está cada vez más arraigada la importancia que tiene la Vitamina C en nuestras vidas. A raíz de esta pandemia se ha hecho mucha campaña para tener un sistema inmune lo más fuerte posible, pero esta, no es una solución infalible. Y aunque no es un mito, se necesitan muchos otros nutrientes para fortalecerlo.


Se puede confirmar que este, es un nutriente de gran importancia para las defensas, pero siempre teniendo en cuenta que para evitar enfermedades, el cuerpo necesita otra cantidad importante de minerales y vitaminas. Y aunque no está mal acudir a suplementos vitamínicos en momentos tan delicados como este, lo ideal es tener una alimentación lo más adecuadas a las carencias de cada uno.


Tomando alrededor de 9 gramos de este nutriente cada día, el riesgo de sufrir un resfriado o una gripe se reducía considerablemente, según ha mostrado una Investigación de Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. Sin embargo, las dosis usadas sólo pueden conseguirse mediante el uso de suplementos a diario y no mediante una alimentación variada y equilibrada.


El ácido ascórbico en estado puro, es una molécula muy inestable, se oxida con facilidad y pierde sus propiedades al entrar en contacto con el aire, la luz o el calor. Por eso, los laboratorios formulan cosméticos con los derivados de esta vitamina para una mayor estabilidad. Se utiliza como antioxidante en todos los ámbitos posibles. Pero tranquilos, para que un zumo pierda sus propiedades han de pasar al menos 12 horas.


¿Entonces funciona?

Si, es un complemento bastante importante para mantener el sistema inmune fuerte. Además, ayuda a quemar grasas y a prevenir determinados problemas respiratorios. También ayuda a mantener los huesos sanos, ayuda a absorber el hierro, su excesos no es recomendable y la deficiencia en nuestro organismo es bastante rara. Y es importante desmentir el mito de que sobre todo se encuentra en las naranjas, hay cantidad de alimentos que aportan incluso más. Como es el brócoli, las espinacas, las fresas, los kiwis, los pimientos o la piña.


La fruta, siempre es un gran aliado.