El único palista invidente Daniel Sáez se supera cada año

El único palista invidente Daniel Sáez se supera cada año

|


Daniel Sáez es todo un ejemplo de superación personal, a pesar de sus dificultades visuales no se pierde una sola competición. Normalmente, se presenta en representación del club El Biguá de Neuquén, perteneciente a la ciudad de la que es oriundo y en la que vivió siempre. El valiente, elige como afición este deporte sin pensarlo, uno de los más difíciles para un no vidente.


Su ultima regata fue la Internacional de Rio Negro, una regata nada sencilla. Daniel afirma que cuando se pone en marcha no piensa en ganar el primer puesto, su satisfacción es poder llegar a realizar la prueba al completo y salir airoso. Para los regatistas, parece que siempre es un placer tenerlo entre los participantes.


Es el único competidor con discapacidad visual de esta competencia. Pero como vemos no se pierde una, participó en regatas internacionales en 2019, sufrió una rotura de ligamento, lo operaron y tras su recuperación volvió para dar guerra en 2020 y 2021. Ahora mismo se prepara sin descanso para lo que vendrá en 2022. Sin duda todo un ejemplo de superación personal.


El palista de 44 años, padece de ceguera desde los 22 y parece que no piensa rendirse. Acompañado siempre de su guía, el también palista Jorge Sollana, Daniel asegura poder cumplir todas sus metas, aun eligiendo algunas de las regatas con mayor exigencia física del mundo. Además, cuenta que el trato hacia él en las competiciones es muy amigable y está encantado.


A la cima no se llega superando a los demás, sino superándote a ti mismo.