¿Salir a correr puede ser una enfermedad?

¿Salir a correr puede ser una enfermedad?

|



Pues si, algo tan sencillo como salir a correr puede convertirse en una enfermedad. Es algo bastante nuevo, de este siglo, los psicólogos lo determinan con el nombre de “runnorexia” y puede ser más problemático de lo que parece a priori. Una actividad de lo más saludable también tiene sus propios límites y como en todo deporte existen unas pautas.


Los beneficios que aporta el running son indiscutibles, aumentas la resistencia, tonificas los músculos y además aporta una parte de desconexión perfecta para la salud mental. Uno de los mejores motivos para realizarlo es lo bien que te hace sentir, esto se debe a la cantidad de endorfinas que se liberan, pero también es la causa por la que los psicólogos afirman que se crea la adicción.


Como toda adicción tiene sus consecuencias negativas, pasa de ser un liberador del estrés a una obligación o incluso a sufrir problemas musculares. De hecho, está estudiado que hacer más de 4 horas de running semanales ya se considera un problema. Debe de haber un control como en todo deporte, y así, no tener que llegar a convertirse en una patología.


¿Cómo saber si tienes runnorexia?

Cuando todo gira entorno a ese momento, la hora de comer, lo primero que harías en tus ratos libres, incluso que tu vestimenta sea siempre con este fin. También puedes darte cuenta porque sales a correr aunque padezcas de lesiones o heridas en los pies o cuando tus conversaciones son monotema. Uno de los factores más visibles es priorizar la actividad ante una quedada familiar o actividad con amigos.


Todo deporte es saludable de un modo u otro en su justa medida. No lo olvidéis.