Pinturault y Vlhova, campeones de la Copa del Mundo de esquí alpino

Pinturault y Vlhova, campeones de la Copa del Mundo de esquí alpino

​El francés se llevó el slalom gigante de Lenzerheide y aseguró el Gran Globo de Cristal, a falta de una cita. La eslovaca hizo lo propio con el femenino pero perdió el de la especialidad ante Liensberger.
|

Ew6gSdUWgAEBjeA


24 años después, desde que Luc Alphand lo hiciera en la temporada 1996-97, Francia tiene nuevo campeón del mundo de esquí alpino: Alexis Pinturault. El francés, que acariciaba el Super Globo antes del slalom gigante celebrado en Lenzerheide tras dos citas anuladas por las inclemencias meteorológicas, lo acabó de agarrar con una victoria en la estación de esquí suiza que le otorga, también, el título de la especialidad. Un 2x1 el día de su cumpleaños para celebrarlo de una forma inmejorable.


Con un tiempo total de 2:15.75, y aventajando en 20 centésimas al croata Filip Zubcic, segundo, y en 46 sobre el tercero, el también francés Mathieu Favre, se mostró incontestable en ambas mangas, con la solvencia e inteligencia que ha demostrado a lo largo de la campaña. El austriaco Marco Odermatt, el único capaz de aguantarle el pulso, acabó undécimo, a 1.28 segundos del francés, que con los 100 puntos de hoy alcanza los 700, superando al propio Odermatt (649) y a Zubcic (606) para asegurar el campeonato de slalom gigante y también, a falta de la última cita, el de la general, que lidera con 1.200 puntos, 107 más que Odermatt y 426 que Zubcic.


VLHOVA, MÁS ARENA QUE CAL

No pudo Petra Vlhova calcar la hazaña de Pinturault en categoría femenina. La eslovaca consiguió asegurarse el Super Globo de Cristal, gracias a su sexta plaza en la prueba de hoy, pero se quedó sin el de la especialidad, que fue a parar a manos de Katharina Liensberger, que volvió a confirmar por qué ha dominado con puño de hierro a lo largo del año. La austriaca dominó ambas mangas y aventajó en 1.24 segundos a la estadounidense Mikaela Shiffrin y a la suiza Michelle Gisin. Podrá reconfortarse Vlhova, que gracias los 136 puntos que ya no podría remediar, haga lo que haga, la suiza Lara Gut, se ha convertido en la primera de su país en ser campeona del mundo.