Miguel Ángel Majul: "Los clubes le brindan a la sociedad y a la juventud, una oportunidad enorme"

Miguel Ángel Majul: "Los clubes le brindan a la sociedad y a la juventud, una oportunidad enorme"

|

Miguel u00c1ngel Majul

El legislador Miguel Ángel Majul recibió a SportHD Argentina para hablar del deporte cordobés.


El cordobés Miguel Ángel Majul mira la vida desde la simpleza de quien ha vivido en el interior provincial, cuando la vida de club, los vínculos sociales, los tiempos con amigos, eran el condimento esencial para empezar a desarrollarse como persona.

Hoy atraviesa su segundo mandato como legislador provincial, representando al departamento Marcos Juárez. En este nuevo mandato fue elegido como presidente de la Comisión de Deportes y Recreación de la Legislatura de Córdoba, y mantiene esa mirada del deporte como un pilar fundamental en la estructura social.


La razón está en una experiencia previa. “Fui presidente de un club en la localidad de Isla Verde por un periodo de 10 años, que tenía varias actividades. Ese antecedente, además de que fui el único legislador que tenía asesor deportivo y pudimos llevar adelante un trabajo para la toma de conocimiento de los clubes que estaban funcionando en el departamento de Marcos Juárez. Eso habrá hecho que me dieran la posibilidad de que, a partir de la primera reunión, fuera propuesto como presidente de esa Comisión”, recuerda.


Ese estudio sobre su departamento, le permitió después ampliar la mirada al resto de la provincia. “Marcos Juárez es un departamento que le ha permitido a las instituciones deportivas tener un gran crecimiento, desde el inicio de los clubes (hay clubes con más de 100 años), en los que se desarrollaron estructuras acordes a las disciplinas que llevaban adelante. Había 41 clubes, de los cuales 39 están vigentes, casi con 18 mil chicos, que se vestían de deportistas antes de la pandemia. Estas 39 instituciones le brindaron a la sociedad y a la juventud, una oportunidad enorme”, valora.


-¿Qué rasgos han cambiado en la actividad deportiva de la Provincia en los últimos años?

-Para mí hubo un cambio grande. Tenía la mirada puesta en mi departamento, y hoy me llega un panorama mucho más amplio. Como se sabe el fútbol es el que más convoca, pero hoy conozco las realidades de todas las actividades deportivas. Córdoba es una fábrica de talentos, hay en todos los rubros. Lamentablemente en esta situación económica del país, y la pandemia, hizo que muchas instituciones deportivas se vean retraídas. Y más cuando estuvieron cerrados los clubes por la pandemia. Eso llevo a una realidad y, gracias a Dios, el Gobierno mandó ayuda para seguir sosteniendo las instituciones.


-Los clubes fueron los grandes perjudicados por la cuarentena frente a la pandemia.

-En los 39 clubes de Marcos Juárez había 570 personas, entre profesores e idóneos, haciéndose cargo de las actividades deportivas. Es una pequeña fábrica de 570 personas, diseminadas en el Departamento, y que había que sostener. En algunos casos el deporte no era su principal trabajo, pero en otros sí. Los clubes han hecho maravillas para poder seguir en pie.


-¿Cuál es el principal factor, el más urgente, que se debe salvaguardar?

-Siempre digo que me encantaría lograr que se visibilicen las instituciones deportivas, sean de la actividad que sea, porque lo que dan y le prestan a la sociedad es maravilloso. Siempre me pregunto, ¿qué pasaría si en un determinado momento las instituciones deportivas van cerrando? ¿quién las reemplazaría? ¿con qué infraestructura contamos? ¿quién se podría ocupar de lo que se ocupa una Comisión Directiva, las subcomisiones o los colaboradores? ¿dónde está la gente que brindaría lo mismo que se estaba brindando? Muchos, hasta el mismo cuerpo directivo, deja cosas de su vida privada para hacerse cargo de una institución que trabaja en beneficio de todos, los 39 clubes por los 18 mil chicos. Más allá de que apuntamos a que se inicien los chicos, pero hay una realidad: a las instituciones deportivas las disfrutamos todos, y ponen todo a disposición de los socios y no socios.


-Siempre ha sido una característica que en el interior provincial el club es un lugar de reunión y los chicos pasan mucho tiempo practicando deporte.

-Sí, por supuesto. De chicos el club los va concentrando. Tal vez no tengan tantos lugares donde estar, pero los hay. Estamos tratando de trabajar algunas capacitaciones para que se vea que a través del deporte podemos contribuir al no consumo de algunas sustancias. Hacer deporte te ayuda, te acompaña, quizás haga que “lo malo” quede a un costado. El interior es distinto, pero no menos problemático que gran parte del país.


-¿Cómo se hace para mantener a los chicos fuera de esas sustancias tóxicas?

-Creo mucho en el trabajo de la familia. Cuando veo a padres comprometidos, que integran subcomisiones en los clubes, lo considero importante. Están transmitiéndole un mensaje a los chicos, y el chico mismo ve la preocupación de sus padres y deja lo otro a un costado. Si podemos transmitir estas ventajas de que el deporte puede prevenir el consumo de sustancias (de las que quieras, el alcohol, no solo lo malo que se conoce hoy), le podemos dar a la juventud un futuro un poco mejor.


-Los clubes son verdaderas barreras de contención para los flagelos sociales.

-Así es. Hubo una reacción rápida del Gobierno de la Provincia tratando de atender las necesidades de los clubes -aunque no tuvieran “los papeles al día”-, por el gran trabajo que hacen en la Sociedad. En el deporte social nos tenemos que sacar el sombrero, como decimos en el campo. Es maravilloso. ¿Qué pediría? Una mayor participación de los padres. Con eso superamos algunas falencias que estamos teniendo en el tema dirigencial. Hoy sí o sí tenemos que capacitar al dirigente. Hace falta formar nuevos dirigentes, capacitarlos de acuerdo a la realidad que nos toca vivir. Pero eso se logra con la participación de muchos. ¿De dónde surgen los dirigentes? De ese papá que fue a la subcomisión de fútbol y se sumó. Si todos nos comprometemos y acompañamos habrá una mejor selección, al haber mayor cantidad de gente que pueda ocupar distintos cargos.


-La familia y el deporte son pilares sólidos para una sociedad sana.

-El deporte me forma como persona. A partir de eso, en un deporte colectivo aprendés a convivir, a participar en conjunto, es maravilloso. Ese compañerismo que nace en una relación es maravilloso. Pero lo principal es que físicamente sos otra persona cuando hacés un deporte, te potencia, y hasta podés rechazar enfermedades porque tu cuerpo está firme. Y en un sentido más amplio, el deporte como herramienta es muy bueno para muchas cosas. Me gustaría que lo entiendan los papás, porque a través de ello se sostienen la mente, el cuerpo de su hijo, y hacen que se sostengan las instituciones. Los necesitamos. Adentro de los clubes se formó mucha gente y el club solo no vive. Hace falta mucha gente responsable, con ganas de preocuparse por el otro. Sino hoy son simples edificios abandonados.