​Bayern Munich, del sextete a la revolución interna

​Bayern Munich, del sextete a la revolución interna

El Bayern se enfrenta a las disputas entre técnico y director deportivo y cambios en los despachos
|

Hace apenas dos meses el gigante del fútbol alemán, el Bayern Munich, alcanzaba lo que anteriormente solo el Barça de Guardiola había logrado, el sextete del fútbol mundial, que se traduce en Liga, Copa, Supercopa nacional, Champions League, Supercopa Europea y Mundial de Clubes en una misma temporada. A poco más sesenta días de dicho logro el club bávaro se encuentra al borde de una revolución interna con varios frentes abiertos.


BD6220B9 1210 494E AD37 8F8DD27A293F



Los conflictos se recrudecieron automáticamente después de la eliminación en Cuartos de Final de Champions League sufrida anoche a manos del PSG. A pesar del triunfo de ayer por uno a cero y el empate en el global a tres, la derrota y los tres goles recibidos como locales los condenaron a los teutones.


Más allá de la salida del torneo continental, los problemas dentro del club son los que siembran de dudas el futuro. En el centro de todo el conflicto están las disputas entre el director técnico Hansi Flick y el director deportivo Hasan Brazzo Salihamidzic.


Contratos y renovaciones


Las fricciones entre ambos se han desencadenado por las diferencias de opiniones en los temas de renovaciones de jugadores y en lo que el técnico ha interpretado como ingerencias del director deportivo en las alineaciones, parcela exclusiva del preparador del equipo.


Uno de los episodios más sonados es el referente al portero suplente, Alexander Nübel, adquirido del Schalke 04 para este torneo y al que, según medios como DW, se le habría prometido disputar 10 partidos esta temporada. Hasta el momento solo ha participado en dos encuentros poco trascendentales de Champions League, ante Atlético en fase de grupos y en la vuelta de los octavos con la eliminatoria decidida ante la Lazio.


Previo al choque contra los italianos hubo cruce de declaraciones y al terminar el mismo Flick buscaba ponerle fin al ruido generado. “Tuvimos un acercamiento y lo hemos solucionado, en el mejor interés del club.”


El otro gran conflicto entre ambos ha sido la no renovación de Jerome Boateng. El central es uno de los pilares en el sistema de Flick y así lo ha defendido públicamente, pero Brazzo ya ha dejado claro que el club no lo va a renovar, decisión que fue filtrada a los medios hace días. El central valorado en 10 millones de euros dejaría su lugar en la zaga al ya fichado, Upamecano.


Jugadores que han sido parte fundamental de los éxitos más recientes del Bayern o ya no están, o saldrán en un par de meses. El primero en partir fue Thiago Alcántara rumbo a Liverpool. El que casi tiene las maletas hechas es David Alaba. El austriaco saldrá gratis al igual que Boateng, dinero que en el contexto de la pandemia no abunda.


Las tres grandes salidas, Thiago, Boateng y Alaba han sido en contra del deseo del técnico y fraguadas por el director deportivo.


Salida de Rummenigge y la llegada de Kahn.


Como es tradición en la institución la directiva es integrada en gran medida por ex jugadores, tal es el caso de Salihamidzic, integrante de la plantilla campeona de Europa en 2001. Lo mismo con el actual presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge y de quien será su remplazo, Oliver Kahn. El primero jugador en los ochentas y el segundo siendo el portero más mítico de la historia del arco muniqués.


Kahn ha estado familiarizándose con la estructura del club durante un año para en 2022 hacerse cargo del puesto de Kalle. Entre ambos tienen que hacer frente ahora a una situación en la que el técnico critica la gestión de la dirección deportiva, declarando más de una vez que la plantilla es más débil que el año pasado, declaración cierta pero que va en contra de lo hecho por Brazzo. Y con un director deportivo que se ha resistido a todas las peticiones de renovación hechas por el técnico y ha traído a jugadores que no eran petición de quien tiene que gestionar la plantilla.


Banquillo alemán


La última arista es el pretendido interés de la Federación Alemana de Fútbol en que Hansi Flick sea el sucesor de Joachim Löw. Salida ya anunciada para después de la Euro 2020.


Preguntado por esta situación ayer mismo después de la eliminación de Champions, Flick no pudo dar una respuesta más inquietante para los mandamases del Bayern. “Todo depende del desarrollo del equipo, siempre estoy pensado en eso por que el éxito es un proceso constante. Ya sea en la DFB o en el Bayern, la presión es inmensa.” Agravando que: “Si decido ir la selección es irrelevante para mi familia. Cual sea mi decisión ellos me van a apoyar. Amo mi trabajo y no me puedo imaginar haciendo otra cosa que dirigir”.


Todo parece indicar que la etapa más exitosa del Bayern Munich terminará este verano con una crisis interna que es poco propia del club más exitoso del fútbol alemán.