¿Qué dice la ciencia sobre los alimentos fermentados?

¿Qué dice la ciencia sobre los alimentos fermentados?

La nueva tendencia de incorporar estos alimentos en nuestra dietas como probióticos naturales.
|


Los alimentos fermentados se pueden encontrar en todas partes, desde restaurantes a supermercados. El consumo de estos puede ayudar mucho a nuestra salud, pero sobretodo a nuestra salud intestinal. Cada vez se habla más e incluso se pone de moda complementar las comidas con ellos, con la idea de mejorar las digestiones y la salud en general.


Se debe tener en cuenta que el hecho de conservar microbios vivos cuando se consumen no es suficiente para considerar un alimento fermentado como una fuente natural de probióticos. Pero la ciencia avala alimentos como el yogur o el kéfir y los cataloga como probióticos gracias a sus efectos positivos en la salud gastrointestinal.


El potencial saludable de estos lácteos son, el enriquecimiento de la microbiota con probióticos, el incremento de la diversidad de la microbiota intestinal, aporte de compuestos beneficiosos al intestino y beneficios cardiovasculares. Todo esto es gracias a estos dos compuestos, Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus.


¿Pero es real esta moda?

Los científicos aseguran que este tipo de alimentos tienen propiedades únicas, además de sus propiedades nutritivas, puede aportar bacterias vivas activas, mejorar el sabor, cambiar la textura y facilitar digestiones. También tienen mayores concentraciones de componentes saludables que enriquecen los alimentos, a la vez que eliminan aquellos potencialmente perjudiciales para la salud.


Cambiando hábitos.