Una 'Granada' pone a arder LaLiga

Una 'Granada' pone a arder LaLiga

El Granada gana por primera vez en su historia al Barcelona en Camp Nou y hace del final de LaLiga todavía más apasionante.
|

El giro de un cuello, un balón besando una red, una explosión de júbilo en un banquillo nazarí, en Valdebebas y en la Riviera del Manzanares. Un gesto elegante, simple, sencillo, pero tan lleno de energía como el aleteo de una mariposa que sin saberlo provoca un terremoto en el lado contrario del mundo. Quizás cuando la esférica surcaba el cielo, Jorge Molina ni le pasaba por su mente lo que su cabezazo produciría para LaLiga. La victoria que le entrega con su gol al Granada incendia todavía más un torneo que ya estaba ardiendo.


Le costó muchísimo a los de Diego Martínez llegar al momento culmen de su visita a Camp Nou. La primera victoria del Granada en el recinto blaugrana se construyó más que nada desde una resistencia admirable. Los nazaríes caminaron sobre la cornisa durante un tramo prolongado del partido y no porque ellos quisieran sino porque fueron empujados por un Barca que encuentra los caminos al gol con bastante simpleza.


Granada

Foto: @6germansanchez


El peligro de los catalanes nace muchas veces del pie derecho de Busquets. El balón saliendo del botín diestro del catalán es el virus entrando en el cuerpo del enemigo. La dirección que traza el esférico tras ese contacto bate líneas y lo recibe muchas veces el hombre que esparce el veneno por todos los órganos vitales de rival, Messi. 


Imagen

Foto: @6germansanchez


Ese segmento Busquets-Messi que una y otra vez recorre la pelota en un partido lleva el ARN de la toxina que fulmina a los contrincantes. Contra el Granada la conexión entre el de Badía y el argentino parecía un dejá vù, era algo que ya habías visto pero volvía a pasar. Una vez la pelota llega al rosarino en la frontal lo demás es inevitable.


Griezmann lleva ya varios partidos pareciendo el futbolista que realmente es. Sacado de la banda y devuelto al medio, se mueve con tanta naturalidad y comprensión del contexto que empieza a tejer también una sociedad magnífica con Messi. El principito se pasa todo el encuentro repiqueteando por donde más se le necesita. De un control suyo con giro dentro del área y luego un pase sobre el desmarque de Messi llegó el primero del Barca.


Imagen

Foto: @FCBarcelona_es


Tenía confianza el blaugrana dominaba el juego, convertían en figura al central Germán Sánchez y al arquero Scandell. Parecía cuestión de tiempo que los culés sellarán la victoria y con ella por primera vez en 33 fechas de competición, el liderato de LaLiga.


Si bien su dominio era arrollador por momentos siempre dejaban unas pequeñas rendijas por donde el Soldado Roberto sacaba petróleo y metía en problemas a la última línea. Samuel Umtiti fue una calamidad todo el partido, el francés después de ganar la Copa del Mundo en Rusia es un despropósito. 


Imagen

Foto: @GranadaCdeF


Esa grieta le costó a lo culés el empate. Bueno, la verdad, no solo esa, sino también el fallo de Mingueza intentado cortar el pase de Luis Suarez que después de llevarse por delante a Umtiti eyectó a Darwin Machis. Cuando el venezolano abrió gas, Sergi Roberto se quedó petrificado y en el 1vs1 ante Ter Stegen el de La Guaira no perdonó.


Imagen

Foto: @GranadaCdeF


De tener la situación controlada al Barca se le vino la noche. En otra transición por el costado de Sergi Roberto nació el centro que utilizó Molina, para tumbar al Barcelona e incrementar el incendio liguero que tendremos en el final del curso.


Imagen

Foto: @GranadaCdeF


Cinco fechas faltan para cerrar la temporada con solo 3 puntos entre el primero y el cuarto. El Atlético en la cima con 73, en el fondo el Sevilla con 70 y en el medio Barcelona y Madrid con 71. Los dos gigantes humanizados después de una década en el olimpo. 


Las últimas jornadas más apasionantes del campeonato español quizás desde el 2007 y la Liga del clavo ardiente. El epílogo a una campaña hiriente para el futbolista, fatigante, estresante para los cuerpos técnicos y los fisios, pero recordada sea cual sea el desenlace como fenomenal para el espectador.


Que los dos transatlánticos hayan bajado de los cielos le quita virtuosismo al campeonato, pero lo dota de paridad. Estas cinco fechas finales serán esos últimos 195 metros de una maratón. Esos centímetros que más duelen porque con cada paso que te acerca a la meta aumenta el dolor de los desgarros del esfuerzo de los 42 kilómetros previos.  


Imagen

Foto: @SevillaFC


El Sevilla es el de menos talento, pero quizás el de más combustible en el tanque. Afianzados desde una defensa brutal pueden soñar con el milagro. Su calendario es duro Athletic, Real Madrid, Valencia, Villarreal y Alavés.


Imagen

Foto: @Atleti


Por su parte el Atlético llega a este segmento en su peor momento del año. Lo tiene todo, el calendario más sencillo a priori y la ventaja de ser el líder en este momento, son los únicos que depende de sí mismos para ser campeones.


Imagen

Foto: @FCBarcelona_es


El Barcelona, de todos es quizás el que mejor juega, es el conjunto que más fácil llega al gol y eso en estos momentos es una diferencia para inclinar la balanza. Incluso da la sensación que por talento es el único que, sin hacer grandes partidos puede sacarlos adelante. Su 'pero', es que este año le ha costado ganar los días D.


Imagen

Foto: @realmadrid


El Real Madrid llega físicamente muerto. Además, con su gran amor, la Champions, seduciéndolo y ya saben que por grandes amores se abandonan las tareas del día a día. Es de todos el que mejor compite con diferencia.


La fecha 35 puede aclarar o todavía echar más leña al fuego, pues Atletico visitará Camp Nou y Sevilla llegará a Valdebebas, par de duelos directos en que los perdedores seguramente quedarán muy tocados.


Se viene un desenlace épico, dramático: Indios, Vikingos, Culés e Hispalenses muestran las defensas de sus monoplazas. El que se abra más de la cuenta en una curva pierde el puesto y quizás el campeonato. A nosotros como fanáticos, hinchas y espectadores solo nos queda agarrarnos fuerte del asiento que se vienen grandes emociones.