El CH Jaca, más Rey de Copas

El CH Jaca, más Rey de Copas

​El club jaqueño refrendó su condición al sumar su 16º título tras tumbar y destronar en casa por 2-1 al Barça Hockey Gel con un gol en la prórroga de Adrián Betrán.
|

DSC0295 1170x650


El Retorno del Rey. Han tenido que pasar tres años y una pandemia, pero el Rey de Copas vuelve a su trono. Haciendo del Palacio de Hielo oscense bastión inexpugnable a pesar de estar echar en falta a su púbico, el CH Jaca, a hombros de 'los Betrán', peleó a capa y espada como anfitrión una Copa SM del Rey 2021 que dejó en casa al tumbar y destronar con agonía al actual campeón, un Barça Hockey Gel que comienza a ver en el conjunto jaqués a su particular bestia negra: tan solo le ha ganado una de las seis finales que han disputado.


Y eso que en esta, la primera celebrada tras la cancelación de la del pasado año a causa de la efervescencia del COVID-19, lo rozó con los dedos...pero el resultado acabó siendo el de casi siempre: victoria del CH Jaca, que suma su título copero número 16 a sus vitrinas. O 15. La amable 'polémica' está servida entre el club jaqués, que cuenta la que sumó su combinado sub-21 en 1988, cuando a causa de la quiebra económica de la mayoría de equipos de la liga española se disputó con la cantera, y la Federación Española de Deportes de Hielo (RFEDH), que no lo hace. Sean 16 o 15, mantiene distancia sobre el CG Puigcerdá, con 12 y finalista de la última edición.



También se mantuvo, pero en este caso la igualada en el marcador, sobre el hielo al término del tiempo reglamentario en un choque infartante, desencadenado y disputado a cara de perro. Tal fue la tensión que el primer tiempo, como replegado sobre sí mismo dado el enorme respeto que se profesaban ambos, acabó como empezó: sin goles. Hubo que esperar al minuto 33 para que Alejandro Carbonell encontrara las mallas de la portería culé. Consiguió sobreponerse a la espesura del choque, a casi todas luces definido, el Barça, que en su último arreón logró forzar la prórroga por medio de Gastón González. 11 minutos y 39 segundos duró, lo que tardó Adrián Betrán en anotar el definitivo gol de oro, desatando la locura y elevando a su equipo, de nuevo al paraíso.