Chelsea llegó a sus 3 finales de Champions con DT sustituto

Chelsea llegó a sus 3 finales de Champions con DT sustituto

|

Thomas Tuchel



Con la victoria ante Real Madrid, Chelsea alcanzó su tercera final de Champions en su historia. En las tres ocasiones, el club de Londres lo hizo con entrenadores que llegaron a media temporada.


La primera etapa de José Mourinho en los blues fue la más exitosa en el club londinense. Llegó en 2004, tras obtener la UEFA Champions League con el Porto. En esa primera fase como entrenador de Chelsea logró 74.2 por ciento de efectividad, seis títulos locales (dos ligas Premier, una FA Cup, una Community Shield y dos Copas de la Liga; en su segunda etapa logró otra liga y otra Copa de la Liga, de 2013 a 2015), pero se quedó corto en lo continental, donde no pudo siquiera acceder a la final de la Liga de Campeones, pese a grandes contrataciones.


Después de tres años, el israelí Avram Grant llegó a sustituir a Mourinho al poco tiempo de iniciar la campaña 2007-2008. Grant era director deportivo del club y, pese a haber tenido dos años sin dirigir, llevó el Chelsea a su primera final de la Champions League de su historia, en la cual los blues perdieron ante el Manchester United en tanda de penales, después de igualar 1-1 tras 120 minutos.


Pasaron cuatro años y seis entrenadores por el banquillo antes de que los azules llegaran a su segunda final de Champions League. Grant salió del club días después de la final perdida ante el United. Después llegaron Luiz Felipe Scolari, Ray Wilkins (quien sólo fue interino por unos días), Guus Hiddink, Carlo Ancelotti y el luso André Villas-Boas.


Con la llegada del portugués al banquillo, en 2011, tras ganar liga con Porto, la Copa y la Supercopa en su país, Chelsea apostó por un técnico a largo plazo. Sin embargo, los resultados no llegaron en la medida de los esperado (tuvo una efectividad de 56.67 por ciento) y, para marzo de 2012, fue sustituido por el italiano Roberto Di Matteo, quien jugó para el club londinense de 1996 a 2002.


Con el nuevo entrenador, quien era asistente de Villas-Boas y que sólo llegaba al interinato, accedieron a su segunda final de Champions. El cuadro blue llegó a la cita en Múnich, donde jugó contra el cuadro local, el Bayern.


Con un planteamiento cauteloso y con la etiqueta de víctima, el cuadro de Londres se vio abajo a siete minutos del final, pero con un remate de su emblema Didier Drogba, al 88’, mandó el juego a tiempo extra. En el agregado, otro símbolo del club, el arquero Petr Čech, atajó un penal, que llevó el juego a la definición por penales, donde, por primera vez en su historia (y única), Chelsea logró coronarse, después de vencer 4-3 en la tanda desde los 11 pasos.


Para su tercera final, a la que accedió tras dejar en el camino a Real Madrid este miércoles, Chelsea lo hace con un entrenador que llegó a sustituir al DT que inició la temporada. El alemán Thomas Tuchel, cesado de París Saint-Germain en diciembre de 2020, casi seis meses después de haber alcanzado la final de la Champions League con el cuadro parisino, encontró lugar en el club del ruso Román Abramóvich, después de que Frank Lampard, ícono del club de todos los tiempos como jugador, dejara la dirección técnica en enero pasado.





Tuchel, quien repetirá en una final de Liga de Campeones desde el banquillo, tiene un promedio de 75 frente a los londinenses y se convirtió en el cuarto director técnico alemán en llegar a múltiples finales de Champions, junto a Jürgen Klopp, Ottmar Hitzfeld y Jupp Heynckes.