​Jasiel y el Burgos no sueltan la corona y se quedan en el trono

​Jasiel y el Burgos no sueltan la corona y se quedan en el trono

Por segunda ocasión consecutiva el Hereda San Pablo Burgos es campeón de la Liga de Campeones de Baloncesto. Esta vez no fue en Grecia la conquista, sino en Rusia, ante el Pınar Karşıyaka SK Izmir de Turquía con cerrado score de 64-59.
|

Campeones

Foto: @BasketballCL


El Burgos se niega, no quiere dejar de festejar y es totalmente comprensible. En un año tan difícil los chicos de la hermosa ciudad perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla y León han decidido que sus habitantes, amantes del baloncesto en la península ibérica deben festejar de lo lindo y apagar las tristezas de esta nueva era marcada por el COVID-19.


Imagen

Foto: @BasketballCL


Los campeones retuvieron el título no sin vivir un cuarto set muy tenso donde su rival, el Pınar Karşıyaka, logró empatar un cotejo que el Burgos había dominado ampliamente a partir del tercer set. La garra de Alex, el espíritu de Benite, la estirpe de Kravic y el son de Jasiel, fueron demasiados para los turcos que vieron otra vez como el Burgos lograba despegarse en dos acciones felinas y establecía una ventaja insalvable en los últimos 20 segundos. 



Jasiel logró un total de 9 nueve puntos, todo con tiros de dos tantos y solo dos intentos fallados de 3 puntos, escoltando así a dos intratables Alex Renfroe y Vitor Benite, ambos con 15 puntos cada uno. El portugués recibió al término del partido un merecido trofeo al 'Más Valioso' MVP por su excelente partido. Del otro lado un enorme Amath M'Baye no pudo evitar la derrota de los suyos a pesar de conseguir 17 puntos, escoltado por Raymar Morgan quien sumó 13 aros.



El Burgos vuelve a imponer autoridad y empieza a tomarle cariño a un trofeo que conquistaba por primera vez en tierras griegas la pasada temporada ante el AEK de Atenas. Jasiel Rivero sigue junto a Cuba, haciendo historia en el viejo continente y el futuro no hace más que iluminarse aun más, con el brillo de los trofeos y el talento del capitalino.