Una mano que puede costar una liga

Una mano que puede costar una liga

|

@kilasrealmadrid

Casemiro se lamenta del empate. @kilasrealmadrid


Partidazo que determinaba LaLiga a estas alturas. La película del campeonato liguero está llegando a su fin y los minutos decisivos se juegan ahora. Real Madrid - Sevilla, el choque en el que el los blancos tenían la oportunidad de ponerse líderes y depender de sí mismos si se hacían con los tres puntos. Cayeron en las semis de Champions ante el Chelsea y toda la atención estaba puesta en este partido ya que, el campeonato liguero es lo único que les queda a los vikingos para salvar una temporada que podría terminar en blanco.


El Barça no pasó del empate contra el Atlético de Madrid y se dejaban dos puntos vitales cada uno. A esta oportunidad se aferraban los blancos para meterse LaLiga en el bolsillo. Todo pasaba por el beneplácito de un Sevilla que marcha cuarto en la competición y aún tenían mucho que decir matemáticamente.


Una primera mitad que se llevaron los de Lopetegui gracias al gol de Fernando y a una consistencia superior en las líneas generales. El Madrid se veía superado en algunas fases de los primeros cuarenta y cinco minutos y era un indicativo que recordaba al de la semana pasada en Stamford Bridge. Sin MendyRamos -se volvió a romper- ni Hazard -decisión técnica- sobre el terreno de juego volvían las rotaciones, o mejor dicho, los que no están lesionados.


El crono sumaba minutos ya en la segunda parte y el conjunto de Zidane necesitaba una victoria que les aupara a la primera posición de la tabla. Al fin y al cabo sólo les queda LaLiga. Se mostraba más solvente el Madrid tras el descanso y Asensio empataba. Pero la jugada de la discordia tuvo a Militao como protagonista al tocar el balón con la mano de manera involuntaria y el colegiado pitaba un penalti que dará mucho que hablar. Rakitic adelantaba al Sevilla. A partir de ahí el partido fue un correcalles en el que el Madrid buscó el empate de manera agónica hasta que consiguió el premio en pies de Kroos ya en el descuento. 


La Liga está más al rojo vivo que nunca entre los cuatro primeros equipos de la parte alta de la tabla. Puede pasar cualquier cosa y todos y ninguno son favoritos para hacerse con este campeonato. Lo cierto es que el Real Madrid ha dejado escapar una oportunidad de oro para ser líder y no depender de nadie. Eso sí, la mano de Militao va a traer cola.