​Serie A: El Mastini dicta sentencia, los tres grandes de Italia están nuevamente en la Champions

​Serie A: El Mastini dicta sentencia, los tres grandes de Italia están nuevamente en la Champions

El Hellas Verona ajustició al Napoli dejándoles fuera de la Champions tras empatarles a uno en una jornada final de infarto, donde Juventus celebró victoria temprano, pero debió esperar al pitido final en Nápoles. El Milán se agigantó en Bérgamo y entra a la Champions como subcampeón, sufrió, pero como los grandes lo consiguió.
|

Imagen

Foto: @acmilan


La hora señalada era la misma, diferentes escenarios unidos entre sí soñando tres equipos con un mismo objetivo y el cuarto soñaba con su primer subcampeonato. La fecha traía más partidos pero la vista se fijaba en el Renato Dell ’Ara y sobretodo en el Gewiss Stadium y el Diego Armando Maradona.


Imagen

Foto: @sscnapoli


Otra vez en una definición los corazones de los tiffosi se dividían en varias partes,  buscando el interés principal para su equipo, la clasificación a UEFA Champions League. Muchos ‘zapping’ en Tele o cambios de frecuencia para quienes tuvieran radio, se sucedieron constantemente en toda Italia y en gran parte del mundo.


Imagen

Foto: @juventusfc


En Bologna la Juve hizo rápidamente su parte, la mitad de lo que le correspondía. En tan solo media hora tenía el partido en el bolsillo cuando a los 9 minutos Morata rescataba una pelota que parecía perdida, para que Kulusevski asistiera a Rabiot quien estampaba su tiro en el travesaño. No obstante, Chiesa la mandó a guardar con el clásico tap-in de cabeza, aprovechando el rebote.


Imagen

Foto: @juventusfc


Exactamente a la media hora, la Juve mantenía una larga posesión que terminaba llegando a las botas de Dybala. El argentino sacaba a bailar tango a Jerdy Schouten y definía muy ajustado, tanto que Morata decidió empujar para que no hubiese casualidades, 2-0 y la Signora tenía los 3 puntos casi seguros.


Mientras tanto, a la misma media hora y al norte de Emilia-Romaña, ya todos los focos se concentraban en Bérgamo, donde había mucho en juego. La historia esperaba al Atalanta, pero a costa de un gran sacrificio, que el Diávolo no regresara a Champions.


El parado táctico de Pioli excesivamente defensivo, por primera vez le dio la razón al héroe verdadero de esta temporada milanista. El rossonero trancó todos los espacios, Kessié volvió a estar inmenso ante una media temible como la de la Diosa y solo quedaba esperar el chispazo de sus hombres arriba, que sacudiera los nervios nerazzurros. Si bien el Milán sufría, la impresión era que la Dea caía en el hoyo que Pioli quería, llegó a agrupar tantos el Atalanta en el área del Milán, que con cada contra el fuego del Diávolo ponía a sudar a todo Bérgamo y Turín.


Imagen

Foto: @acmilan


Si bien por momentos el rossonero estaba lejos del área contaria, era sin dudas parte del plan, cosa que se repetía en el Sur pero al revés, seguramente lo que allí sucedía no estaba en los planes de Gattuso. Había transcurrido media hora en el estadio Diego Armando Maradona y la férrea defensa del Hellas Verona resistía con todo el acoso del Napoli. El resultado de Verona daba oxígeno a Juventus y Milán, aunque el Diávolo sabía que en sus propias manos estaba su destino.


Imagen

Foto: @SoyCalcio_


En el Renato Dell’Ara mientras tanto, Juventus sentenciaba con una preciosa combinación, que culminó Adrien Rabiot para el 3-0 y dejaba dictaminado el partido. En el banquillo varios jugadores se concentraban en su Tablet y conectaban con Bérgamo y Nápoles.


Seguramente nada más encenderlo veían la primera llegada clara del Milán, que como equipo grande supo aprovecharla al máximo. Theo encendía al fin el turbo, tras recibir en profundidad un espléndido pase de Çalhanoğlu, tiraba una magnífica pared con Saelemaekers y al filtrarse peligrosamente en el área era derribado claramente por Maehle. 


Imagen

Foto: @SoyCalcio_


Penal rápidamente cobrado por el árbitro y Kessié definió como los grandes, sangre fría, timing perfecto y sin dejar de mirar al arquero. 1-0 inmerecido podrían pensar algunos, pero una vez más, era parte del plan. Por lo que el mérito para Pioli y sus muchachos estaba más que justificado.


Diávolo heroico y un boleto para la Dama

Iniciaban entonces los tres segundos tiempos más importantes de la fecha 38, con Juventus agregando otro gol al marcador, merced a un magistral control de Álvaro Morata y enorme colaboración de Skorupski. El disparo del español totalmente frontal encontró resistencia de mantequilla por parte del suplente de Szczęsny en Polonia. Alegría momentánea que era apagada minutos más tarde con gritos de gol provenientes del sur.


Un córner napolitano llovía al área del Mastini, donde un rebote le dejaba servida la pelota al ex de los Canes, Amir Rrahmani, que le pegaba fuerte y ponía al Napoli 1-0 y en la UEFA Champions League. La noticia se sentía en Bérgamo donde el Milán consciente de esta victoria partenopei, no podía darse el lujo de permitir el empate y por ello Pioli reforzaba a Kessié con Meité y metía a Krunic, para seguir presionando la salida de la Dea. Sin embargo, fueron los peores minutos para el Diávolo, Zapata recibía y su tiro pasaba tan cerca del palo de Gigio, que más de uno perdió las uñas en Milanelo.


Imagen

Foto: @BolognaFC190


El gol de Rrahmani también hacía efecto negativo en la Signora que veía como un ex, Riccardo Orsolini, marcaba cruzando bien su definición, aunque ya la cabeza de la Dama hacía rato no estaba en Bologna. El grito en Turín quedaba solo en un suspiro, cuando un bombazo de Muriel pasaba a centímetros del palo de Donnarumma. El enojo de algunos rossoneros en la zaga y Kessié secando sudores lo decía todo, el Diávolo se salvaba.


Imagen

Foto: @HellasVeronaFC


Pero como sufrir es de grandes, llegó una alegría al unísono para las dos regiones vecinas, Lombardía y Piamonte, en Campania sucedía lo que nadie esperaba. Un pelotazo de Günter desde la zaga Veronesa lo ganó en velocidad Faraoni, que aguantó bien la presión de Hysaj para definir de manera magistral ante Meret. Mertens se llevaba las manos a la cabeza y De Laurentiis no encontraba espacio en su amplio palco, el Nápoles se estaba quedando fuera de la Champions contra todo pronóstico.


Imagen

Foto: @acmilan


El Milán sabía que no podía depender más de lo que sucedía y a punto estaba de matar a la Diosa en una jugada tremenda del mejor del Diávolo.  Kessié abría los espacios y cedía para Leao, que daba crédito a la Dea, le daba vida, porque su tiro iba directo al palo. Sin embargo, en otra contra del rossonero llegó la sentencia, cuando Çalhanoğlu recibía de Dalot y de media vuelta disparaba hacia Gosens, que con un raro gesto parecía tocar la pelota con la mano, el silbatazo del árbitro era música para Milanelo, penal para el Diávolo y el volcán hacia erupción.



De Roon veía la roja directa en un altercado con varios del Milán, donde Dalot y Krunic se iban con amarilla también, un momento de explosión de tensiones, que resultó el preludio del sueño y el estallido de millones de Diavoli. Las gargantas dieron rienda suelta en el mundo rossonero cuando Kessié engañaba a Gollini y le cambiaba el palo, porque el Milán tras 7 años de sufrimiento regresa a la cita con su novia preferida, la UEFA Champions League.



¿Finito? Pues no. Otra parte enorme del mundo, conformada por los millones de hijos de la Madama, estaban todos al unísono vestidos de amarillo junto a Hellas Verona. Esperemos nadie haya sufrido un infarto cuando cerca del final Bakayoko fallaba un gol clamoroso delante del arco. El pitido final en Bologna fue la excusa para que el Renato Dell’Ara se convirtiera en un cementerio de silencio, mientras el Verona resistía el acorralamiento napolitano.


Imagen

Foto: @juventusfc


Y unos minutos después del estallido rossonero, se sumaban millones de gargantas bianconeras tras el pitido de Daniele Chiffi en Nápoles, donde las lágrimas de los partenopei inundaron el césped. Vergüenza deportiva y dolor para una ciudad, que de igual manera tiene que agradecer a los suyos por ser parte de un final tremendo, en una de las ligas más reñidas y hermosas de los últimos años.


Imagen

Foto: @asilovelagrada


La Champions se regocija tras tener nuevamente a los tres grandes e históricos de italia en su seno, pero sobretodo celebra el regreso uno de sus hijos prodigios a la competición, que espera no le abandone por tanto tiempo otra vez.


El RESTO DE LA JORNADA

El campeón se dio un festín para alzar el scudetto al cielo y chocó los cinco al Udinese al propinarle una manito de 5 por 1. Los goles de la serpiente fueron marcados Young (8´), Eriksen (44´) –golazo de tiro libre-, Lautaro (55´), Perisic (64´) y Lukaku (71´). El gol del Udinese lo hizo el ‘Tucu’ Pereyra de penal a los 79.



Imagen

Foto: @Inter


Así el nerazzurro celebró por todo lo alto su regreso oficial a la cima, certificado muchas jornadas antes. El capitán Samir Handanovic levantó merecidamente su primer trofeo de la Serie A, que coronó una magistral temporada del mejor equipo de Italia sin dudas.


Los de Conte superaron las noventa unidades y fueron el equipo menos goleado con 35, marcando 89 goles siendo superados solamente por Atalanta que hizo 90.


OTROS RESULTADOS:

CAGLIARI 0-1 GENOA (Eldor Shomurodov 15´)


CROTONE – FIORENTINA 0-0


SAMPDORIA 3-0 PARMA (Quagliarella 20, Colley 44’ y Gabbiadini 64’)


SASSUOLO 2-0 LAZIO (Kyriakopoulos 10’ y Berardi 78’ de penal)


SPEZIA (Verde 6’ y Pobega 38’) 2-2 ROMA (El Shaarawy 72’ y Mkhitaryan 85’)


TORINO (Bremer 29’) 1-1 BENEVENTO (Andrés Tello 72’)


¡Fino alla prossima stagione amici!