Argentina vapuleó Paraguay y desató una fiesta

Argentina vapuleó Paraguay y desató una fiesta

|

Argentina cumplió a la perfección esa máxima en el segundo encuentro del ciclo. La distintiva característica de los equipos del flamante coach fue determinante para reducir a Paraguay a su mínima expresión en un contundente triunfo por 82-43 que le permitió volver a festejar en una emotiva celebración con su gente en las colmadas tribunas de Obras. Fue otra noche perfecta, coronada con la comunión entre hinchas y jugadores, para un equipo que sumó su segunda victoria y superó la barrera de los veinte puntos de diferencia que García considera fundamental para crecer en el ranking FIBA. Hubo Rock, y bien Nacional con un plantel mayormente compuesto por jugadores locales, en Núñez.


Después del gran triunfo en la jornada inaugural, Che García rotó algunos valores de su plantel para darle participación al resto de los 17 convocados para la ventana: Franco Baralle, Lautaro Berra, Leandro Vildoza, Martín Cuello y Martín Fernández ingresaron en la planilla por Sebastián Orresta, Kevin Hernández, Juan Brussino, Matías Solanas y Federico Aguerre. Fue Vildoza, el destacado base de Boca Juniors, quien ocupó el lugar de Orresta en el cinco inicial.

El trámite comenzó con un guión muy distinto al del viernes. Si Argentina había mostrado algunas grietas atrás y gozado de un altísimo porcentaje de tres, los papeles se invirtieron en el arranque. La sequía fue absoluta durante el primer cuarto, sin aciertos en nueve intentos de tres y con una anémica producción de 16 puntos. La imprecisión ofensiva tuvo su contraste del otro lado con una defensa implacable que permitió apenas once puntos, una tendencia que se mantuvo durante los cuatro parciales.

Pero en el segundo parcial Argentina se reencontró con el aro a partir del triple inicial que Chuzito González encestó en el arranque. Desde entonces, la formación nacional se destapó y empezó a construir una diferencia que finalmente fue de 39 puntos. Con la filosofía e identidad del Che a flor de piel, El Alma permitió apenas doce unidades en los segundos diez minutos, el máximo de una noche en la que Paraguay solo pudo anotar nueve puntos en el tercero y once en el último chico.

Nicolás Romano, quien fue el MVP del Instituto campeón del Súper 20 y se perfila como el jugador más valioso de la Liga Nacional, coronó un cierre de año espectacular con 18 puntos y 7 rebotes en 19 minutos. En una noche en la que Paraguay se enfocó especialmente en complicar a Carlos Delfino y a Agustín Barreiro, las estrellas de la primera noche, Argentina demostró que tiene variantes. Romano encabezó a la Selección pero Marcos Mata también dijo presente con 11 puntos en una noche en la que la albiceleste repartió su goleo.

Paraguay nunca pudo afianzarse sobre el parqué porteño. Después de una primera jornada en la que había mostrado su competitividad e incluso había recortado en varias oportunidades la diferencia a menos de diez puntos, el elenco guaraní jamás estuvo en partido con una raquítica eficacia de cancha (30%) y de tres puntos (26.3% con 5 aciertos en 19 intentos). La asfixiante presión a cancha completa que instaló el Che causó 23 pérdidas en una visita que construyó alguna ilusión a partir del buen rendimiento de Ramón Sánchez, autor de 16 unidades en 24 minutos.

Aunque Paraguay amagó con reducir a menos de veinte puntos la diferencia y frustrar el plan de García, Argentina reaccionó inmediatamente y Delfino pudo cerrar la noche a pura ovación con dos triples que volvieron a ampliar la distancia y desatar la fiesta en Obras. Los jugadores se unieron en un puño apretado en el centro junto al cuerpo técnico y los cinco jugadores que hoy no participaron para saltar, cantar y principalmente disfrutar junto a un público que ovacionó nuevamente al emocionado Delfino y que se animó a soñar con una vuelta de la mano del Che. Fue un fin de semana perfecto, con un grupo unido que adoptó rápidamente la nueva identidad del cuerpo técnico y que consiguió dos victorias con por más de veinte puntos. El Che festeja y Argentina celebra.

Argentina