“Las chicas de nado sincronizado no se consideran amigas, son hermanas” (Virginia Favaro, federada de Sincro Cba)

“Las chicas de nado sincronizado no se consideran amigas, son hermanas” (Virginia Favaro, federada de Sincro Cba)

|

Virginia Favaro fb

Virgina Favaro, una de las promesas de la natación artística cordobesa. Foto: www.talentosports.com.ar


El equipo de natación artística de Sincro Cba, que dirige Nadua Farja y entrena en la escuela del estadio Kempes, está unido por mucho más que las rutinas con las que hacen presentaciones y compiten durante el año.


“Las chicas de nado no se consideran amigas, son hermanas”, define Virginia Favaro, que con sólo 14 años y cursando el tercer año del secundario, ya lleva 9 en la actividad, para ser una de las nadadoras federadas de mayor proyección de Córdoba.


Alguna vez hubo un comienzo. “Tenía 5 años, estaba en una clase de natación en la pileta en el Círculo de Suboficiales. Vi a dos chicas que se subían a una tela, como a 5 metros de alto, y después se tiraban. Le dije a mi mamá que quería hacer eso. Mi mamá fue a consultar, me hicieron una prueba y entré en el primer equipito de nado sincronizado”, recuerda.


-¿Qué fue lo que te atrajo?
-La natación se me hacía monótono, era nadar siempre lo mismo, y ver a chicas que se subieran a una tela en el agua, y de ahí se tiraran, me atrajo.

-¿Qué te apasiona del nado sincronizado?
-Todo. Es un deporte que me atrapa. Cuando entro a la pileta me desconecto. Después, sentir la adrenalina de estar en un torneo, o conocer gente nueva en el deporte que es importante, y decir en algún momento podría ser uno de ellos.


-Todo es posible, pero ¿hasta dónde te gustaría llegar?
-
Mi sueño es llegar a unos Juegos Olímpicos. Pero es un sueño, no sé si se puede concretar o no, ojalá que sí. Antes debo entrar a la selección nacional, que es un objetivo a futuro, y una vez que lleguemos, clasificar a un Sudamericano.

Piensa unos segundos, y aclara: “Me gustaría llegar hasta donde pueda, a donde me dé. Pero mi objetivo es llegar a un Sudamericano o unos Juegos Olímpicos”.


-¿Cuál fue tu mayor satisfacción en el nado?
-Una medalla en tercer puesto en 2017, en un torneo internacional en Buenos Aires, un Open por equipos; y en 2019, uno de los últimos torneos antes de la pandemia, fue un tercer lugar en un Nacional.


-¿Y qué crees que tenés que mejorar?
-Me falta un poco de seguridad, ser más decidida.


-¿Tendrás otro hobby, otra actividad?
-No, nada. El año pasado estaba de ayudante de maestra jardinera en un jardín, pero este año, por coronavirus no puedo. Y escucho música pero lo normal, de todo un poco. Puedo escuchar rock nacional o un reggaeton que salió ayer.


-¿Cuál crees que es tu mayor habilidad en el nado sincronizado?
-Según me dicen, lo que mejor hago es figuras. A mi me 'regusta' hacerlas, es lo más tranquilo. Según tu categoría y edad hay diferentes posiciones y movimientos que se hacen en una rutina. Eso se puntua aparte de las rutinas. En algunas necesitas mucha flexibilidad, fuerza, resistencia en el agua, todo eso me va a ayudar en el futuro.


-¿Qué sentís cuando hacés nado sincronizado?
-Es como algo que me llena mucho. Me meto al agua y entro en otro mundo, me pongo otro chip en la cabeza. El nado sincronizado es muy importante para mí. Ahora que estamos de vacaciones no sé qué hacer (risas). Más con las chicas, con Nadu (Farja, la entrenadora), es algo que me encanta.


Y ahí dispara la frase muy de adentro: “Mi mejor amiga es del colegio, pero las chicas de nado no se consideran amigas, son hermanas” Y agrega: “Tengo el nombre del equipo tatuado, en el brazo: ‘Arriba las Sirenas Negras’. Surgió de un meme de la película de la Sirenita, y Sere Farja empezó a implementarlo en el grupo, y a todo el mundo se les fue pegando. Así me tatué esas iniciales: ‘ALSN’”.


Así, con el nombre del equipo grabado en la piel, “Vir” sueña. Se mete al agua y entra en otro mundo, un mundo en el que dibuja figuras con forma de anillos. Y está bien, porque el primer paso para alcanzar las metas, siempre es soñarlas tan fuerte como se pueda.