Celebra Tepeapulco la llegada del toro bravo hace 500 años

Celebra Tepeapulco la llegada del toro bravo hace 500 años

|

Tepeapulco, Hidalgo, celebró al Cristo de la Misericordía este domingo. Al pie del cerro Xihuingo, o Cerro Gordo y a espaldas del Excovento de San Francisco de Asis, en lo que se considera el primer ruedo de para celebrar una corrida de toros en México se celebró un festival con motivo de la llegada hace 500 años (1522-2022) del toro bravo a Latinoamérica.


Este domingo fue un día de fiesta y cohetiza ya que la polvora estalló varias veces en el cielo azul de Tepeapulco, que celebró con gran algarabía a su santo patrono. El pulque, que en otra época  fue el nectar de los dioses, fue la bebida más consumida en esta celebración.


Tepeapulco


Pablo Samperio, cortó la única oreja del festejo a un ejemplar de Heriberto Rodriguez, críanza de Pablo Espinosa, hijo del finado Heriberto Espinosa Rodríguez.


El astado fue hijo de Guadalupano, un toro criado en Teofilo Gómez e indultado por Sebastián Castella en la Plaza México, el 12 de diciembre del 2010.




Tuvo fijeza en el primer tercio, con una poderoza arrancada y buen manejo de la capa tuvo Samperio quién mostró voluntad y valia. Peleo con fuerza a la cabalgadura y en la muleta, el torero no le encontró la distancia por lo que se descompuso un poco el toro.


Sin embargo cuando se encontraron hubo momentos. Una oreja tras estocada tracera.




Luis Gallardo, por su parte realizó una faena de pundonor al primero de la tarde, crianza de Pablo Samperio. Toro y torero sr armonizaron y en al menos tres ocaciones tiro cual largo el toro para arrancar el olé.


Lamentablemente pinchó y quedó en una salida al tercio.




Xavier Gallardo, lidió a un ejemplar de Torreón de Cañas no fácil que terminó deslucido, con el cual se tuvo que fajar, ya que devolvía en dos patas y exigió al torero estar en la distancia. Al final de dos pinchazos – sí con dos pinchazos dobló tras ser levantado dos veces por el puntillero. Silencio al torero.




Abrió al tarde Marco Bastida. El rejoneador hizo una esforzada labor con destellos de interés ante un ejemplar con movilidad. El jinete tuvo momentos y tras un intento los forcados amadores a la primera pegan.



Fotos: Tadeo Alcina Rivera.


Así que la tarde cumplió bajo la mirada de la presidenta municipal de Tepeaculco, responsable de la organización de los festejos del pueblo.