Pudo ser de mayores consecuencias

Pudo ser de mayores consecuencias

|

Información: Luis Fernando Loza Lepe


Guadalajara, Jalisco.- Fueron segundos que no terminaban, los que Octavio García “El Payo” pendía del pitón derecho de “Tequilero” de Fernando de la Mora, la escena con alta dosis de dramatismo en el ruedo silenció al Nuevo Progreso.


Segundos antes el toro ya lo había avisado y con recursos y algo de reflejos, “El Payo” se había quitado una 

cornada del ejemplar que no se entregaba en la embestida.


Cuando García quiso imponer su quehacer y empezó a frenar las embestidas de su enemigo con el cuerpo, vino el chispazo de infortunio y el espada fue duramente prendido en lo que parecía una seria cornada.

Momento compleo que vivió Payo/Foto: Javier Hoyos


El jefe de los servicios médicos de plaza, Francisco Preciado firmó el parte donde explica que tras la revisión preliminar en el coso, ya en el hospital García presentó una laceración de seis centímetros en la cara dorsal del pene, un hematoma del meato uretral, así como diversas escoriaciones en la región inguinal y muslo izquierdo.


Si todo evoluciona de acuerdo al pronóstico médico, “El Payo” podría abandonar el hospital el próximo martes.


Tras ser herido en el ruedo, Octavio García no quiso ser atendido de inmediato en la enfermería del coso y volvió a la cara del toro para finiquitar sus días en medio del reconocimiento general.


Ya en el callejón rodeado del servicio médico de la plaza, el espada encontró la calma con un cigarro que pidió, para luego indicar al doctor Paco Preciado, “ahora si vamos…”