Santo Alexio se rindió ante Gamero

Santo Alexio se rindió ante Gamero

|

De triunfo resultó la tarde del pasado sábado, 7 de mayo, en la plaza de toros de Santo Aleixio, Portugal, para el rejoneador mexicano Emiliano Gamero, quien entró en sustitución de Francisco Nuncio, en el festival realizado a beneficio de los Bomberos Voluntarios de Monforte y del centro parroquial de Santo Alexio.


Este fue el segundo gran triunfo de Emiliano Gamero en tierras lusas, tras realizar una faena de alto nivel, la que hizo que se ganara el reconocimiento de los representantes más exigentes de la prensa portuguesa que se dieron cita al festejo, donde también actuaron Antonio Brito Paes, Parreirita Cigano, Mara Pimenta, Joaquim Brito Paes y Francisco M. Cortes.



Al mexicano que lució su vestimenta charra mexicana, que gusto mucho, le correspondió el tercero de la tarde al que recibió con “Bendito”, se fue de frente, de poder a poder, aprovechó así la fiereza del astado, al que tras clavar la farpa en todo lo alto provocó que la gente, que hizo ¾ de plaza, se encendiera, el animal se ponía por delante, aun con ello clavo dos farpas de castigo. 


Posteriormente sacó al gran “Casanova”, con el que templó magistralmente de costado para rematar con una pirueta rosando los pitones del toro; por la derecha se dejó llegar al cornúpeta al pecho para hacerle un cambio y clavar en todo lo alto tras lo cual remató con la gamerina muy ajustada, con la que remató, para ese momento el público ya estaba de pie ovacionando al rejoneador mexicano. Llegó el turno para “Jaguar” con este caballo se coció al toro al estribo, por ambos lados, para hacer vivir los momentos más emocionantes, para dejar así dos banderillas. Sumó dos banderillas más que fueron de poder a poder, así llegó a la cara del toro para hacer el quiebro y clavar y salir toreando dando el pecho del caballo. 



Cerró con “Primoroso”, con este llevó al toro pegado a la grupa una vuelta completa al ruedo para posteriormente clavar al violín, para levantar de manos al caballo y salir caminando con él, para cautivar así a la gente que estaba para ese momento totalmente entregada, al punto que ya terminada la lidia le pidieron al juez le autorizara a Emiliano poner otro violín, a lo que accedió la autoridad, esta última suerte fue el broche de oro ya que Gamero, paso en un reducido espacio entre las tablas y el toro, que hizo que la gente entrará en un trance eufórico por lo que realizó Emiliano Gamero, quien dio la vuelta en solitario, logrando así un gran triunfo.


Al final la gente se desbordó, y le pidió autógrafos y se sacó fotos con él, en una escena que tenía mucho tiempo de no verse.