El Big Three funcionó a la perfección y los Celtics triunfaron de locales

El Big Three funcionó a la perfección y los Celtics triunfaron de locales

|

El tercer juego de las finales suele ser la clave en la serie y Boston se lo tomó como tal, triunfó en casa por 116 a 100 y se adelantó por 2-1. En un gran juego colectivo de los ganadores, Jaylen Brown anotó 27 puntos, Jayson Tatum aportó 26 y Marcus Smart con 24 fueron las figuras. En los de Steve Kerr no alcanzaron los 31 puntos de Stephen Curry y las 25 unidades de Klay Thompson.


Los locales dominaron en el comienzo, con un Jaylen Brown encendido, autor de 17 puntos, y una defensa intensa sobre el perímetro visitante, que solo pudo convertir dos triples. Así, a partir de presionar y correr las transiciones rápidas, los dueños de casa sacaron una buena ventaja de 33 a 22 en el primer cuarto.


En el segundo parcial se dio una mejoría ofensiva de los Warriors, que encontraron 15 puntos de Klay Thompson y 13 de Andrew Wiggins. Sin embargo, en los locales volvieron a tomar el control los actores secundarios como Al Horford y Derrick White en ambos costados de la cancha, por lo que llegaron al entretiempo sosteniendo la diferencia por 68 a 56.


El tercer cuarto volvió a despertar a Golden State.A partir de la dupla Thompson-Curry, los Warriors se acercaron poco a poco, ante unos Celtics que bajaron un poco el ritmo y mostraron algunas grietas en defensa. Así, llegaron a pasar al frente y el duelo se hizo de golpe por golpe.


A pesar de esto, Boston reaccionó en el arranque del último parcial, de la mano de Jayson Tatum y Marcus Smart y se alejó nuevamente en el marcador. Así, a partir de una defensa que logró controlar el juego en el final, con grandes apariciones allí de Robert Williams III, los Celtics dominaron allí y se quedaron con un partido clave en casa.

Boston