Se despidió Manuel Rocha de la Afición desepcionado de las promesas

Se despidió Manuel Rocha de la Afición desepcionado de las promesas

|

He querido escribir esta carta con todo mi amor y agradecimiento a toda la afición Taurina, a las personas que me apoyaron a vivir este sueño. Con mucho cariño a los escritores y medios de comunicación que siempre creyeron en mí y dedicaron tinta y tiempo a las tardes de toros que viví desde aquella aventura, que emprendí ya hace 29 años, y que puse fin el pasado domingo.


En el principio cuando me enamoré de está, que por su historia siempre será la más bella de las fiestas. Me sentí inspirado por la grandeza, el respeto y la personalidad de grandes toreros de talla mundial como el “Gran Cesar”, cuando yo apenas cumplía 9 años, se rodaba en television la vida del Maestro Rincón y me identifique. Pensé que yo siendo huérfano de madre y con un hermano loco por la fiesta podría encaminarme al sueño que antepondría en mi vida.




Les confieso, nunca fue fácil, cada vez que intentaba algo parecía rebotar en una dura valla de acero; Vaya, como dolía el rechazo, la ignorancia, y el desdén de muchos empresarios y ganaderos, que por ser moreno bajo de estatura, no tan agraciado y lo peor de todo, sin dinero, convertirían mi fugaz paso por la fiesta brava, en un calvario.

Me rió porque nada de esto impidió que a través del tiempo se consiguieran éxitos que cambiarían la actitud de muchos que nunca habían creído en mí, fui capaz de reinventarme, y dejar los malos hábitos que padecía, para demostrarme que podía vivir en Torero, sin miedo, ni vergüenza de mí mismo y lo logré, aprendí a sacrificarme y hacer a un lado todo lo que me obstaculizaba.



Enamore a muchos e hice soñar a otros, inspiré a tantos, aquí y allá por mi desbordada pasión. Me quedó con el cariño y el amor y las bendiciones de la gente y de todos los que me vieron, ayudaron y hablaron bien, y mal de mí. Esto me deja en paz y tranquilo y con esto me quedo, lo guardaré en lo más profundo de mi alma.

Trataré de olvidar por salud mental, esa deslealtad de quienes creen que el éxito de algunos que pudieron tocar el cielo y les hiciera sombra, de los que se creen dueños de la fiesta y más bien son el cáncer de ella.



Los abusos, las mentiras y la vanidad de muchos que se creen necesarios. Desecho el egoísmo de quienes sin darse cuenta han dividido y agotado, el tesoro que nos heredaron nuestros ancestros taurinos

No me voy por falta de valor o vocación, más bien por mi realismo, y porque sé que las probabilidades de éxito constante no están en la suerte ni en el destino, más bien en el capricho de los perfeccionistas del toreo moderno, de los que amputaron el sentimiento y la verdad, de quienes se juegan la vida alegremente, en esto no se equivocó el viejo, siempre lo dijo fuerte y quedito, y ahora le doy razón.

La Fiesta Brava mexicana es una fiesta mediocre comandada por pendejos, por eso les hacen el teléfono a quienes les siguen conquistando.

Le deseo mucha suerte al futuro de la fiesta a los pocos chavales soñadores de grandeza y gloria que están en peligro de extinción, a los que les apasiona esta hermosa vocación, sálganle al toro con amor y Fe.. que todo lo que he vivido realmente valió la pena, aprendí muchísimo y si Dios me concediera otra vida seguro estoy de que lo volvería a vivir.

Que Dios reparta suerte, Adiós

Atte. Manuel Rocha Carmona el Rifao.. Matador de toros