​La Super Liga Europea es el sueño de algunos y la pesadilla de otros

​La Super Liga Europea es el sueño de algunos y la pesadilla de otros

Los clubes más ricos anhelan una competición que les reportaría enormes beneficios económicos pero que representaría el fin de las estructuras competitivas del fútbol como los conocemos.
|

 

Josep Maria Bartomeu, en un acto público / FC BARCELONA -Europa Press.


Josep María Bartomeu anunciaba su renuncia del Fútbol Club Barcelona con muchas penas y pocas glorias. Entre el llanto plañidero de un Presidente que supo hacer poco bien, el catalán decidió marcharse con brillo y entre titulares de la prensa (para nada referidos a su partida)  dejando una “chinita” para la historia y un “recadito” a quienes le habían dado la espalda.


El ya expresidente del Barcelona anunció a bombo y platillo que su club y él particularmente, abanderaban la creación de la Super Liga Europea de Fútbol. Afirmaba además, que ni mucho menos era el único presidente, pues 16 entidades del Viejo Continente eran cómplices en el lanzamiento del torneo.


Sin más ni menos, Barto soltaba la bomba que todos conocían pero que nadie se atrevía a mencionar en público, echando por tierra la labor de zapa de los clubes poderosos quienes llevaban años concibiendo un proyecto de esta magnitud. El secreto a voces se convirtió en una evidencia pública y de nada servía ya mantenerlo.   


 

Florentino Pérez. Irina R. H. / AFP7 / Europa Press - Archivo


En la Asamblea de Socios Compromisarios del Real Madrid, Florentino Pérez, mandamás de la entidad merengue se quitaba la careta también. El rector de la Casa Blanca, afirmaba ante sus asamblearios que el Real Madrid apoyaba la creación de la Super Liga y creía que su eventual puesta en marcha era ya irreversible.


 

Foto cortesía de Europa Press.


Días atrás visitó las oficinas de la Juventus en Turín, donde se reunió con los propietarios del club bianconero y dicen las malas lenguas, que el tema tratado fue la puesta en marcha de la Super Liga, donde ambas entidades coincidieron que el nuevo torneo sería un bálsamo para paliar la crisis provocada por el nuevo coronavirus. 


 

Franz Beckenbauer / Ina Fassbender/dpa - Archivo. 


El Atlético de Madrid está encantado con la idea, el Bayern Munich la apoya a rabiar, en Inglaterra donde al parecer tendrían seis representantes el beneplácito es absoluto, mientras en Francia el PSG opina que con los ingresos que les proporcionaría el evento, podrían evitar la persecución de la UEFA por saltarse olímpicamente el Fair Play Financiero.


Un importante banco norteamericano está dispuesto a hacerse con los gastos del evento y le supondría a cada uno de los clubes un ingreso descomunal, que abriría la brecha entre ricos y pobres mucho más de lo que está. El torneo sería “cerrado”, con el mismo formato de la Euroliga de baloncesto, con participantes elegidos a dedo en base a sus ingresos y a la cantidad de fanáticos que tengan en el mundo y que NO necesitarían clasificarse en los torneos locales como en la Champions League. 


Al parecer se disputaría los fines de semana con un formato de clasificación similar a cualquiera de las ligas nacionales, donde quien más puntos acumule será proclamado campeón. Hasta aquí todo muy lindo, pero inmediatamente después que Josep María destapara la basura, comenzaron los lamentos y las amenazas de quienes ven en peligro su negocio.


 

Foto cortesía de Europa Press. 


Porque seamos francos,  Javier Tebas presidente de la Liga Española y Luis Rubiales Presidente de la Federación Española de Fútbol, defienden sus intereses y cuando me refiero a intereses, de dólares y euros hablo. Saben que si pierden al Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid, muy poca Liga les quedará y muy pocos ingresos podrá pedir por derechos de televisión, aunque puedan mantener los dos torneos en paralelo. Los grandes pondrían suplentes en la Liga, la Copa del Rey de seguro desaparecerá y ni el Sevilla ni el Betis ni el Cádiz podrían sobrevivir ante la nueva realidad. 


 

Foto cortesía de Europa Press. 


Otro tanto le sucede a la FIFA, quien sacaba un comunicado amenazando a los jugadores que participen a que nunca más podrían vestir la camiseta de su selecciones nacionales. ¿Se imaginan el mundial de Qatar sin Messi ni Cristiano porque jugaron la Super Liga?, por favor seamos serios, la FIFA está molesta porque la han dejado fuera de la repartición del pastel y porque necesita hacer populismo de cara a quienes se verán perjudicados.


La Super Liga tendrá que transitar por un largo camino para llegar a ser realidad, tiene demasiada gente poderosa en contra y sabemos que cuando esos ven amenazados sus intereses y sus bolsillos, son capaces de cualquier cosa. Sin embargo, también tiene demasiada gente poderosa a favor y un boicot al fútbol, que para colmo está muy sacudido por la crisis económica, es más que factible, si algunos se empeñan en negarse a abrir el juego.     


Queda mucho por decir con respecto a un tema del que todavía sabemos muy poco. A mí personalmente me encanta la idea, creo que el fútbol actual necesita agitar la coctelera, además mola muchísimo ver al Barcelona o Madrid enfrentado todos los fines de semana a grandísmos equipos. Aunque también soy consciente de que la Super Liga Europea puede significar el fin del fútbol para los modestos.